Disputa por los millones de Gina Lollobrigida que está por cumplir los 91

La italiana Gina Lollobrigida, que cumplirá 91 años el próximo mes de julio, una actriz de fama mundial que fuera todo un mito sexual en los años 50 y 60 y quien supo amasar una considerable fortuna durante su carrera cinematográfica, vive inmersa desde hace años en una batalla sin cuartel justamente a causa de sus millones.

0
157

 

En esa batalla están inmersos su único hijo Milco Skofic, y su nieto Dimitri, y en la pelea está en juego la gestión de la fortuna de la diva.

Para colmo, y para mal de sus descendientes, la Lollobrigida quiere dejarle su fortuna a su chofer, un muchacho de 30 años que, según la actriz, fue quien mejor la atendió en sus últimos años.

Pero el tema es que su propio hijo y su nieto han intentado hacerla pasar por incapacitada en diferentes ocasiones para ocuparse de la administración de su patrimonio, valorado en unos 36 millones de euros.

Y después de que la justicia rechazara sus planteamientos, probaron a denunciar al joven asistente y sombra de la diva del cine, Andrea Piazzolla, de 30 años, a quien acusan de manipularla y enriquecerse a costa de su dinero.

Sin embargo, hijo y nieto lograron ayer avanzar en sus propósitos, ya que un juez de Roma dispuso el embargo cautelar de parte del patrimonio de la diva después de que sus familiares denunciaran a su asistente, Andrea Piazzolla, presuntamente por manipularla.

El abogado de los familiares de Lollobrigida, Michele Gentiloni, explicó que la medida es un “embargo cautelar” de una parte de los bienes de la actriz “para impedir que el señor Piazzolla siga usándolos”.

Se trata, según el letrado, de una medida que llega al final de la investigación tras la denuncia interpuesta por el único hijo de la actriz, Milko Skofic, y su nieto Dimitri.

Paralelamente, los familiares presentaron en el Tribunal Civil una petición para que se aprobara un administrador provisional de bienes, pero el abogado cree que no saldrá adelante pues su patrimonio ya está protegido por esta decisión del Tribunal de Roma.

El abogado, que consideró que la investigación podría concluir pronto, apuntó que en este caso no se trata de “una petición de inhabilitación” sino de intentar preservar su patrimonio.

La Justicia ya había dispuesto el pasado 23 de mayo la incautación preventiva de los bienes de la sociedad “Vissi d’Arte”, gestionada supuestamente por el asistente de Lollobrigida, Piazzolla, de 30 años e investigado por “abuso de incapaz”.

Según la acusación, Piazzolla estaría expoliando el patrimonio de la actriz, abusando de su presunto estado de debilidad psíquica e induciéndola a aislarse de sus familiares y a firmar actos jurídicos a su favor.

Inclusive en noviembre pasado, un informe psíquico pedido por el Tribunal de Roma establecía que la salud mental de “Lollo” era la propia de una persona de su edad pero, precisaba, podía ser “manejable” por algunas relaciones o situaciones particulares.

Tras la incautación cautelar de sus bienes, pronto llegó la reacción de la actriz, quien dijo “estoy muy lúcida y con mi dinero hago lo que quiero”, mientras le reprochó a su hijo Milko por haberla “dejado sola”.

“Mi relación con mi hijo se detuvo desde hace años y no por culpa mía. Siempre le he ayudado. No es Andrea quien lo aleja, soy yo. Junto a mí está Andrea porque Milko no está. Mi hijo nunca aceptó trabajar conmigo y siempre que le he pedido que me acompañara y me ayudara nunca ha venido, me ha dejado sola”.

También defendió a su asistente durante los últimos años. “No consiento a nadie que cuestione mis elecciones en la gestión de mis negocios. Mi vida es mía, trabajo desde que tengo 18 años y siempre he cuidado de mi misma”.

Mientras tanto, transcurren los informes psicológicos y los programas de TV sobre la actriz. Todo, por los millones que supo ganar.