Edward Prado, el nuevo embajador de EE.UU. en Argentina

0
219

El juez Edward Prado dice que lo primero que hará al llegar a la Argentina para hacerse cargo de la embajada de Estados Unidos es “ir a comer empanadas, un choripán, medialunas, una carne y un poquito de vino”. Conocedor de la Argentina, el flamante enviado del gobierno de Donald Trump ve oportunidades en el país, pese a algunas dudas del capital extranjero y la reticencia de la ansiada “lluvia de inversiones”.

“Las empresas de Estados Unidos tienen que venir a la Argentina”, afirma Prado, en una entrevista con la prensa argentina. “El presidente Macri ha ayudado mucho a que vengan las empresas extranjeras, y hay oportunidades”, agrega.

Prado concurrió anoche al cóctel organizado por el B20, el grupo de afinidad que representa a la comunidad internacional de negocios en el G-20 , donde pudo codearse con el establishment argentino: estaban, entre otros empresarios, Paolo Rocca, del Grupo Techint -con quien conversó un buen rato-; Miguel Acevedo, presidente de la UIA; Daniel Funes de Rioja, quien preside el grupo que lleva su apellido, y el CEO de Pan American, Alejandro Bulgheroni.

El encuentro cerró una semana de por sí agitada en Washington, en la cual la Argentina gozó de un perfil más alto del habitual debido a la presidencia en el G-20. En el encuentro estuvieron también el embajador argentino, Fernando Oris de Roa; el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne -quien se fue rápido porque tenía un encuentro con inversores- y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger .

Prado, quien reconoció que debe empaparse aún en algunos temas de la relación bilateral, como los conflictos comerciales, dijo que su nombramiento le causó cierta sorpresa -no conocía personalmente a Trump-, y que espera que su pasado como juez sea útil para mejorar la Justicia argentina.