El mensaje de Macri al plantel Argentino antes del viaje a Barcelona

El seleccionado nacional se encontró en la noche del miércoles con el presidente Mauricio Macri, en la última reunión protocolar previa al viaje a Barcelona, donde el equipo de Lionel Messi y compañía continuará la puesta a punto antes de emprender su viaje al territorio ruso, con escala en Israel, donde jugará con el combinado local el sábado 9 de junio su último encuentro amistoso preparatorio.

0
245

“Tenemos que valorar y agradecerles a ustedes que hemos sido protagonistas de tres torneos seguidos con actuaciones espectaculares. Disfruten de lo que es un Mundial. Todos los argentinos moriríamos por estar en el lugar de ustedes (…) Sepan que no es verdad que siuno no sale campeón es un fracaso, eso es una locura. Tenemos un gran equipo, grandes jugadores y al mejor del mundo”, destacó Macri.

Tras el triunfo ante Haití por 4-0 en la noche del martes en la Bombonera, que significó el partido despedida de público local para el seleccionado argentino camino al Mundial Rusia 2018, el plantel disfrutó una jornada libre y los jugadores comenzaron por la tarde a reencontrarse en el predio de la AFA en Ezeiza, en las horas previas a la partida rumbo a suelo europeo. Pero antes de partir al aeropuerto Ministro Pistarini, el plantel tuvo una breve reunión con el presidente de la Nación.

Macri llegó al predio en helicóptero, saludó uno por uno a todos los integrantes del plantel y conversó durante un buen rato con el entrenador Jorge Sampaoli. Allí también confirmó que no acudirá a Rusia, un cambio que decidió en las últimas semanas.

En todo caso, el encuentro de Macri con el seleccionado escapa de lo habitual. En 2010, antes de la cita en Sudáfrica y con quien se había encargado de despedir al equipo nacional era el entonces el ministro Aníbal Fernández.

Muchas familias y chicos se acercaron a la puerta del predio; alrededor de las 19, la policía estimaba que un millar de personas vivaban a los jugadores del seleccionado. Algunos no disimulaban su entusiasmo. Franco, que se llegó desde Virrey del Pino, en el partido de La Matanza, cuenta que, como no pudo entrar al entrenamiento que la selección hizo el domingo en el estadio de Huracán, se fue con una barra de amigos.“Nos va a ir de 10 en el Mundial”, se esperanza.

Según la policía, había unas 1000 personas presentes en los alrededores del predio. La gente se animó a hacer promesas para ayudar a la selección a ganar el Mundial: “Yo me tiño el pelo de celeste”, asegura un hincha; “yo voy caminando de mi barrio hasta Luján”, promete otro. Mientras tanto, varios curiosos, vendedores y hasta una banda de música se hicieron notar en la puerta del predio Julio Humberto Grondona.

Sobre la caja de un camión, Gulpi, una banda tributo a los Redonditos de Gulpi, tocó a metros de la puerta del predio, como una especie de reconocimiento al perfil rockero de Sampaoli, e incluso generó un ‘pogo’ con la canción Jijiji.