Filmes argentinos ponen proa a Berlín

Diez películas participarán en 5 secciones de la Berlinale

0
144

Diez filmes argentinos competirán en distintas secciones de la 68va edición del Festival Internacional de Cine de Berlín, que tendrá lugar del 15 al 25 de febrero en la capital alemana.
Panorama, Berlinale Special, Generation, Berlinale Shorts y la sección paralela Forum serán los espacios donde se lucirán los realizadores argentinos, tanto consagrados como debutantes, entre las alrededor de 400 películas que exhibirá el festival “Clase A”, uno de los más importantes del mundo. Panorama exhibirá “Malambo: el hombre bueno”, de Santiago Loza -ya en 2013 había presentado en Berlín, en Forum, “La Paz”-; “Marilyn”, ópera prima de Martín Rodríguez Redondo y “La omisión”, de Sebastián Schjaer, también debutante.
El filme de Loza no versa sobre ese estilo de danza sino, más bien, es una historia de resistencia y autosuperación. En “La omisión”, una joven en busca de su futuro en la fría y nevada Ushuaia hará un viaje introspectivo que la guiará hacia su destino. Mientras que “Marilyn” es una historia sobre la lucha por el derecho a la identidad: la que libra un adolescente en una pequeña comunidad rural, oprimido por su familia y sus pares. La Berlinale eligió entre más de 2000 películas de 39 países a tres argentinas para incluir en la sección “Generation”. Se verá “Mochila de plomo”, lo nuevo de Darío Mascambroni, cuya ópera prima, “Primero enero”, se presentó en el festival alemán en 2017. También se incluye “El día que resistía”, de Alessia Chiesa y el cortometraje “Toda mi alegría”, de Micaela Gonzalo.
La película de Mascambroni, uno de los representantes del llamado Nuevo Cine Cordobés (de jóvenes realizadores oriundos de la provincia argentina de Córdoba, centro del país), hace foco en la búsqueda de Tomás, un joven de 14 años que se debate entre vengar o no la muerte de su padre: el día en que el asesino queda en libertad él recorre las calles de su pueblo con un arma en la mochila. En tanto, el filme de Chiesa -quien fue alumna del programa “Talents” en una edición anterior de la Berlinale- centra su película en tres hermanos y su adorado perro Coco, quienes viven una infancia aparentemente feliz en un bosque inquietante. En “Toda mi alegría”, Camila, una niña de 11 años registra a toda su familia con una cámara VHS en vísperas de Navidad y también se retrata a sí misma. Por su parte, el corto de 16 minutos “T.R.A.P”, una exploración sobre las posibilidades cinematográficas del músico y director Manque La Banca, competirá en la sección oficial “Berlinale Shorts”.
En la sección “Berlinale Special” se exhibirá fuera de concurso “Viaje a los pueblos fumigados”, documental de Fernando “Pino” Solanas que denuncia los estragos de la contaminación por agrotóxicos a través de la fumigación y también la falta de políticas oficiales para hacer frente a este problema. El cineasta y político argentino recibió en 2004 un Oso de Oro de Honor en el festival como homenaje a su carrera. En esa oportunidad también había exhibido el filme “Memoria del saqueo”, un análisis de la historia reciente de Argentina, desde el fin de la dictadura militar, en 1983, hasta la caída del gobierno de Fernando de la Rúa, en 2001, que sumió al país en una grave crisis política y económica. Por último, en el apartado Forum, se proyectarán dos óperas primas: “La cama”, de la actriz y cineasta Mónica Lairana y el documental “Teatro de guerra”, de la directora de teatro y performer Lola Arias. El primer largometraje de Lairana -directora de los cortos “Rosa” y “María”, estrenados en los festivales de Cannes y Rotterdam- transcurre en un caluroso día verano en el que una pareja pasa las últimas horas, a modo de despedida antes de separarse, en la enorme casa familiar, que está en venta.
El filme de Arias, es un documental de creación que revela las historias personales de soldados argentinos y británicos cuyas vidas resultaron afectadas por la guerra de Malvinas. Las experiencias reales devienen en ficción y revelan las consecuencias profundas de la guerra.
En una colaboración insólita, argentinos y británicos que pelearon en las gélidas islas hace 36 años se reúnen en un set de cine para reconstruir el conflicto a través de su memoria.