Francia a un paso de segunda corona

Un gol de cabeza de Samuel Umtiti fue suficiente para el triunfo por 1-0 con el que Francia venció a Bélgica para sellar el boleto a su tercera final de un Mundial, pues en Rusia 2018 buscará su segundo título histórico.

0
51

Umtiti anticipó a Marouane Fellaini tras un córner enviado desde la derecha por Antoine Griezmann y marcó a los 51′ la diferencia que sería suficiente para sellar el boleto de los “Bleus” de Didier Deschamps, capitán en la coronación de 1998.
Justamente como local y hace veinte años fue la primera y, hasta ahora, única consagración de Francia en una Copa del Mundo, un halago que buscará repetir el domingo en Moscú ante el ganador del duelo de mañana entre Inglaterra y Croacia.
Aquella selección que celebró en 1998 también contó en el plantel con Thierry Henry, presente luego en la final de Alemania 2006 que Francia perdió por penales ante Italia.
Curiosamente, Henry se encontraba en el banco de suplentes de Bélgica, pues integra el cuerpo técnico del DT español Roberto Martínez, que guió a los “Diablos Rojos” a su segunda caída en una semifinal de un Mundial, tal como ocurrió en México 86.
En aquella ocasión la selección belga sufrió al argentino Diego Maradona, coronado como el mejor jugador del Mundo por su inigualable tarea en México.
A su vez, Maradona sufrió como espectador al juvenil Kylian Mbappé, autor de dos goles y víctima de la falta que derivó en el penal con el que Griezmann puso en ventaja a Francia sobre Argentina en el triunfo 4-3 de octavos de final en Rusia 2018.
El desfachatado delantero francés de 19 años volvió a representar una amenaza incontenible para una defensa rival pese a no haber podido batir al arquero belga Thibaut Curtois, responsable de que los “Bleus” sólo ganaran 1-0.
El arquero del Chelsea inglés debió salir hasta el borde de su área para atrapar el balón luego del largo pase de Paul Pogba para Mbappé, que había superado en velocidad a su marcador. A su vez, Bélgica apostó por las gambetas de Eden Hazard, quien enloqueció a los marcadores franceses pero no encontró compañía en Romelu Lukaku cerca del arco de Hugo Lloris.
Justamente el escurridizo atacante del Chelsea protagonizó la primera ocasión para Bélgica a los 18′, pero su zurdazo resultó apenas desviado.
El partido mantuvo su vibrante dinámica desde el inicio, pues ambos rivales se disputaban el control del balón y generaban constantes aproximaciones.
En ese intercambio, Curtois debió responder a los 18′ ante un zurdazo frontal de Blaise Matuidi, quien volvió a ser titular tras cumplir su fecha de suspensión en octavos de final.
Un minuto después Raphael Varane, que abrió el marcador en el triunfo por 2-0 sobre Uruguay en la fase previa, volvió a ser clave pero para enviar por arriba del travesaño un remate alto de Hazard que dejaba sin reacción Lloris.
Pero el arquero del Tottenham inglés reacción impecablemente al enviar al córner un zurdazo de media vuelta “a quemarropa” de Toby Alderweireld desde la altura del punto penal.
Umtiti ya había registrado una intervención decisiva a los 28′ al despejar un centro de Kevin De Bruyne, mientras que tres minutos después un cabezazo de Olivier Giroud resultó desviado, al igual que un zurdazo posterior tras centro de Mbappé.
Pero la mejor ocasión de Francia en la primera mitad llegó a los 39′, cuando Mbappé cedió ante la proyección de Benjamin Pavard, cuyo derechazo Curtois desvió con el pie derecho.
Los “Bleus” abrieron el marcador apenas iniciado el complemento mediante Umtiti y comenzaron a aprovechar el inevitable adelantamiento belga para buscar ampliar la ventaja.
Sin embargo, los sucesivos intentos de Matuidi y de Giroud a los 57′ resultaron infructuosos y le permitieron a Bélgica mantener su ilusión de llegar al empate.
De Bruyne desbordó a los 61′, pero Varane rechazó ante la arremetida de Fellaini, cuyo cabezazo cuatro minutos después resultó desviado, mientras que Lloris rechazó un remate de media distancia de Axel Witsel a los 81′.
Ya sobre sobre el tiempo agregado, Curtois atrapó un derechazo cruzado de Griezmann y luego desvió al córner un zurdazo de Corentin Tolisso en la última acción del partido, que contó con el arbitraje del uruguayo Andrés Cunha.
Francia, que había perdido las semifinales de 1958, 1982 y 1986, esperará el domingo para sellar una “revancha” tras la frustración sufrida sólo dos años atrás, cuando perdió como anfitrión la final de la Eurocopa ante Portugal.
A su vez, Bélgica sumó su tercera derrota en una semifinal de un torneo internacional de mayores, pues antes de perder con Argentina en México 86, había caído con Alemania Occidental en la Eurocopa 72.
El desafío ahora para los “Diablos Rojos” será intentar completar el podio, pues en el duelo por el tercer puesto de México 86 había perdido justamente contra Francia.