La CGT avanza hacia una nueva conducción, cercana al Gobierno

El sector encabezado por Daer, de buen diálogo con la Casa Rosada, encabeza las preferencias; los jefes sindicales se reunirán para convocar a un Comité Confederal; se definirá por consenso

El armado de la nueva CGT, de la que no formarán parte Hugo Moyano ni Luis Barrionuevo , se agilizará el jueves próximo, cuando el consejo directivo defina la convocatoria al Comité Central Confederal, que elegirá a las nuevas autoridades. La fecha sería en mayo y junio, lo que abrirá un paréntesis para reuniones furtivas entre los diferentes sectores en pugna en busca de un liderazgo común.

Héctor Daer, uno de los integrantes del triunvirato de mando, pica hoy en punta para quedarse en soledad con el sillón de mando. Líder del gremio de la Sanidad de Buenos Aires desde hace 17 años, Daer es el referente del bastión de "los Gordos" (grandes gremios de servicios), uno de los sectores sindicales con mejor diálogo con la Casa Rosada. Contaría además ya con el respaldo del bastión de los autodenominados "independientes" (Uocra y los estatales de UPCN y AySA) y del puñado de gremios que se anida bajo las siglas de las 62 Organizaciones Peronistas, el brazo sindical macrista que encabezan Oscar Mangone (Gas), Ramón Ayala (Uatre) y Antonio Cassia (Supeh).

En la vereda de enfrente, sin un candidato de peso, se agrupan los sindicatos del transporte y el Movimiento de Acción Sindical (MASA), cuyo referente es el taxista Omar Viviani. A los dos sectores les gustaría imponer un dirigente propio, pero reconocen en privado que no le ganarían a Daer en caso de una compulsa. Por eso, abonan resignados la teoría de construir un candidato de consenso. Quedarían así en el camino tres aspirantes fugaces: Guillermo Moser (Luz y Fuerza), Sergio Sasia (Unión Ferroviaria) y Osvaldo Iadarola (Telefónicos).

Al margen por ahora de este ajedrez, se mantienen la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), el Smata y los gremios de la Corriente Federal, que encabeza el bancario Sergio Palazzo. Es probable que el jefe bancario y su tropa se queden fuera del nuevo consejo directivo cegetista como alternativa opositora y jueguen en la calle en tándem con los Moyano y las dos CTA. Confluirán en un polo sindical de sesgo opositor, dispuesto a confrontar con el Gobierno.

Detrás de los Moyano también se enfilarían los movimientos sociales, quienes ya fueron advertidos de que con la nueva CGT difícilmente prosperen alianzas y estrategias comunes, como cuando empujaron juntos la ley de emergencia social.

"Sería una boludez ir al Confederal a votar. No vamos a llegar a esa instancia. Todos sabemos cuántas manos podemos levantar", dijo un referente de "los Gordos" al echar por tierra cualquier acto democrático para elegir al nuevo jefe de la CGT.

La misma sensación se palpa en las diferentes tribus. "Elegimos a un candidato por consenso o no habrá reunificación", agregó un dirigente vinculado al transporte. Viviani, por su parte, está dispuesto a regresar a la central obrera siempre y cuando la conducción sea de una sola cabeza. "Si quieren un triunvirato, nos volvemos a la casa. No sirve", dijo el taxista, seco y tajante.

Fin del triunvirato


Quebrado y desautorizado, el triunvirato de mando que integran Daer, Juan Carlos Schmid (dragado y balizamiento) y Carlos Acuña (estaciones de servicio) ingresó en su etapa de despedida. El jueves próximo presidirían tal vez su última reunión de consejo directivo. No se espera un encuentro con cortocircuitos porque se pactó una tregua hasta el cambio de mando. Además, el principal foco de tensión, que era Pablo Moyano, ya se apagó ante la renuncia de Camioneros a la central obrera.

El desafío para los diferentes sectores que diseñan el nuevo perfil de la CGT será incorporar a más sindicatos a la estructura. El 22 de agosto de 2016, cuando surgió el triunvirato, votaron 1582 congresales sobre un total de 2191. En cantidad de gremios, fue así: se unieron 124 sobre 213 confederados. Es decir, quedaron afuera 89 gremios. Irán ahora por ellos. "La idea es reunir al 80 por ciento del movimiento obrero", argumentó un dirigente con voz de mando en la reconstrucción.

Sin liderazgos fuertes y personalistas como los de Moyano y Barrionuevo, la recolección de adhesiones para la nueva CGT será determinante para legitimar y empoderar al futuro consejo directivo.

"Tenemos que construir un marco de contención para discutir políticas con el Gobierno y representar a la mayor cantidad de gremios y sectores. El conflicto social está en una meseta y si esto sigue así no tengo dudas de que Macri se encamina hacia la reelección en 2019", pronosticó un dirigente que tiene asegurada su butaca en la cúpula de la futura central.

La sentencia del dirigente desnuda dos preocupaciones que ocupan hoy al sindicalismo peronista: la interna de la CGT y la sensación cada vez más compartida de que difícilmente el PJ pueda unificarse y contar con un candidato competitivo para la batalla electoral del año próximo.

¿Quiénes participarán de la elección?



  • Participan:


"Los Gordos": Los representantes de los grandes gremios participarán de la elección del nuevo jefe de la CGT. Héctor Daer, que es hoy el favorito para quedarse con el sillón pertenece a este sector. Otros jefes gremiales que lo integran son Armando Cavalieri (Comercio) y Guillermo Moser (Luz y Fuerza).

Los independientes: forman parte del grupo de los autodenominados "independientes" Gerardo Martínez (Uocra), Andrés Rodríguez (UPCN) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias). Respaldan la elección de Daer como nuevo conductor de la CGT en reemplazo del triunvirato que lidera la central desde 2016.

Gremios del transporte: los referentes son Omar Maturano (La Fraternidad), Roberto Fernández (UTA) y Juan Carlos Schmid (Portuarios). Intentaron imponer a un dirigente propio, pero no tienen peso suficiente. Impulsaron a Moser (Luz y Fuerza), Sergio Sasia (Unión Ferroviaria) y Osvaldo Iadarola (Telefónicos).

Gremios del masa: el Movimiento de Acción Sindical, liderado por el jefe del sindicato de los taxistas, Omar Viviani, rompió con la CGT en 2016. Enfrentado con los "gordos" y los independientes quiere tallar en la nueva central, aunque no tiene poder suficiente para imponer un candidato a la jefatura.

62 organizaciones: la facción que hasta su muerte el año pasado lideró Gerónimo "Momo" Venegas es el brazo sindical del gobierno de Mauricio Macri. Hoy la lideran Ramón Ayala (Uatre), Oscar Mangone (Gas) y Antonio Cassia (Supeh). También participarán de la definición de la nueva conducción.

  • En duda:


Los críticos: la UOM, que conduce Antonio Caló (UOM), es uno de los gremios que están por ahora afuera del armado de la nueva CGT. Tampoco está previsto que participen Ricardo Pignanelli, líder del Smata (mecánicos) ni Sergio Palazzo, jefe de los bancarios. Este último podría privilegiar su alianza con los Moyano y la CTA.

  • Ausente:


Moyanismo: ni el jefe del gremio de los Camioneros y exsecretario general de la CGT ni el líder de los gastronómicos, Luis Barrionuevo, integrarán la nueva conducción de la central. Tampoco se replicará la alianza con los movimientos sociales que la CGT habilitó para impulsar la emergencia social el año pasado.

Acerca del Autor

Related Posts

El Gobierno maneja una base de datos con información de 14 millones de argentinos

ARA San Juan: zarpó la misión de Estados Unidos con robots para buscar en el fondo del mar

Advierten sobre un ciberataque en curso al sector energético de Estados Unidos y Europa

Arsat es un derecho humano

El Gobierno evalúa comprar buques de guerra a Francia por €300 millones

Clima

April 21, 2018, 3:02 am
Clear
Clear
6°C
real feel: 8°C
current pressure: 1030 mb
humidity: 65%
wind speed: 0 m/s N
wind gusts: 0 m/s
UV-Index: 0
sunrise: 6:20 am
sunset: 7:45 pm
 

Argra y Sipreba marchan contra la represión a los fotógrafos y periodistas

La tierra está que arde

Miles de personas visitaron la Feria de Editores Independientes en la Galería de Arte Central Newbery

Newsletter Powered By : XYZScripts.com