La CGT ratificó la movilización del 22 de agosto y el acto se desbandó con los abucheos de los afiliados

Los asociados a la Confederación General del Trabajo silbaron a sus líderes y denunciaron en el griterío que deben "endurecer" las medidas y convocar a un paro

0
130

El triunvirato de la CGT realizó un plenario gremial con 2500 personas en el micro estadio de Ferro Carril Oeste en el que se ratificó la movilización para el 22 de agosto en repudio a las políticas económicas del presidente Mauricio Macri, pero el anuncio quedó obnubilado por los silbidos y los abucheos de los afiliados quienes exigieron a sus representantes “endurecer” las críticas al Ejecutivo y un paro general.

Uno de los secretarios generales de la CGT, Juan Carlos Schmid, admitió que “hay críticos a esta conducción” y denunció que “hoy no hay un solo sindicato ni dirigente que toque pito y vayan todos al pie” por eso explicó que “hay un triunvirato”.

Al oír los silbidos, abucheos y algunas agresiones verbales, Schmid les señaló que “la unidad ahora debe ser desde abajo hacia arriba” y agregó: “el 22 de agosto debe ser el preámbulo de las medidas de fuerza”.

El otro de los secretarios generales, Héctor Daer, se vio obligado a apurar el cierre de su discurso ante los silbidos y abucheos que se volvían cada vez más intensos y les sugirió: “hay que estar organizados para dar la pelea”

Según trascendió los reproches provenían del gremio de la Alimentación, Cerveceros, Camioneros y militantes de la seccional de Zárate-Campana de la UOM.

Al finalizar se leyó un comunicado con un tono crítico hacia las políticas económicas de Macri y que explicaba que la CGT “no puede aceptar que los trabajadores nuevamente seamos la variable de ajuste de un programa económico que desalienta la producción, agudiza la pobreza, ejecuta despidos y suspensiones, mientras que, sin inversiones genuinas y productivas, se toleran altas tasas de interés haciendo crecer la especulación financiera”.