elargentinosf@gmail.com | 01-May-2017 12:41:12 am

Obama envía al congreso su plan para cerrar “de una vez por todas” Guantánamo

EL PRESIDENTE ESTADOUNIDENSE ANUNCIÓ QUE EL DEPARTAMENTO DE DEFENSA ENVIARÁ ESTE MARTES AL CONGRESO SU PLAN PARA CERRAR “DE UNA VEZ POR TODAS” EL CENTRO DE DETENCIÓN ESTADOUNIDENSE EN CUBA.

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció un nuevo plan para cerrar "de una vez por todas" el polémico centro de detención de presuntos islamistas radicales de Guantánamo, Cuba, que incluye el traslado de casi 60 presos a territorio nacional y que fue recibido con rechazo por la oposición republicana.

"Quedó claro que el centro de detención de Guantánamo no promueve nuestra seguridad nacional, la socava", afirmó Obama durante un acto en la Casa Blanca acompañado por el vicepresidente Joe Biden y el secretario de Defensa, Ashton Carter, poco antes de que el Pentágono enviara el nuevo plan al Congreso.

El presidente demócrata, que hizo del cierre de Guantánamo una de sus principales promesas de su campaña electoral de 2008, afirmó estar "absolutamente comprometido" a cumplir con ese objetivo en los 11 meses que le quedan de mandato, pese a que el plan tiene pocas o ninguna chance de superar el Congreso.

"No quiero pasar este problema al próximo presidente, sea quien sea. Y si, como nación, no lidiamos con esto ahora, ¿cuándo lo haremos?", preguntó Obama.

"Si no hacemos lo que se requiere ahora, creo que las generaciones futuras van a mirar hacia atrás y preguntar por qué no actuamos cuando el curso correcto, el lado correcto de la historia y de la justicia, y nuestras mejores tradiciones estadounidenses, estaban claras", agregó.

Obama dijo que la propuesta, que se completará en cuatro etapas, "también ahorrará dinero" de los contribuyentes: 85 millones de dólares al año desde el cierre y más de 300 millones en una década.

De acuerdo al plan, de los 91 presos que alberga actualmente Guantánamo, un total de 35 serán enviados a terceros países "en los próximos meses".

En cuanto a los 56 restantes, 10 afrontan cargos o fueron declarados culpables en procesos ante comisiones militares y los demás son considerados demasiado peligrosos para salir en libertad o ser transferidos a un tercer país.

Estos detenidos serían trasladados a una prisión en Estados Unidos cuya construcción podría demandar hasta 475 millones de dólares pero que implicará un ahorro anual de unos 180 millones en costos operativos.

El plan considera 13 diferentes instalaciones en Estados Unidos, incluyendo siete prisiones ya existentes en Colorado, Carolina del Sur y Kansas, así como otros seis sitios en dependencias correccionales estatales, federales o sedes militares en varios estados.

La propuesta no recomienda ninguna de esas instalaciones en particular, y las estimaciones de costos tienen por objetivo servir como punto de partida para las conversaciones con el Congreso.

El traslado de detenidos a suelo estadounidense está prohibido por ley, y el Congreso, cuyas dos cámaras están controladas por la oposición republicana, ha mostrado poco interés en levantar las restricciones.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, afirmó que la propuesta del presidente "no provee detalles críticos requeridos por ley, incluidos los costos exactos y las ubicaciones de un centro de detención alternativo".

"Es contra la ley -y seguirá siendo contra la ley- transferir terroristas detenidos a suelo estadounidense. No vamos a poner en peligro nuestra seguridad nacional por una promesa de campaña", dijo el líder republicano de Wisconsin.

Consciente del rechazo republicano, Obama sostuvo que "a pesar de la política" se han realizado progresos como la transferencia de "más del 85%" de los 800 detenidos que alguna vez llegó a albergar Guantánamo, creado por el ex presidente George W. Bush tras los atentados a las Torres Gemelas, en septiembre de 2001.

Ahora, "como resultado de acciones" que fueron inicialmente tomadas por el gobierno de Bush y que continuaron durante sus siete años de gobierno, "solo quedan 91 detenidos", dijo Obama al detallar las distintas fases del plan.

"Primero continuaremos transfiriendo a otros países de manera segura y responsable a 35 de 91 detenidos aprobados para transferencia", señaló el mandatario para luego seguir la plan con la aceleración de "revisiones periódicas de los detenidos restantes para determinar si su detención es necesaria".

En tercer lugar, siguió el jefe de Estado, seguiremos usando herramientas legales para lidiar con otros detenidos que permanecen bajo ley de detención de guerra" y, por último, "vamos a trabajar con el Congreso para encontrar una instalación segura en los Estados Unidos para mantener a detenidos restantes".

El cuarto paso, el traslado de los presos, "será un desafío" debido a las restricciones que impuso el Congreso para transferir a los detenidos al país, reconoció el mandatario, que prefirió no identificar cuáles serían las instalaciones involucradas en territorio norteamericano.

El costo total de la transferencia de los detenidos que facilitaría el plan de cierre de la cárcel ubicada en la base naval estadounidense en Bahía de Guantánamo, Cuba, rondaría entre los 290 millones de dólares y 475 millones de dólares de las arcas del Departamento de Defensa.

En contraposición, Obama mencionó que Guantánamo "drena los recursos militares con cerca de 450 millones gastados sólo en el último año para mantenerlo andando y más de 200 millones de dólares adicionales de costos necesarios para que siga abierto para menos de 100 detenidos".

Con la necesidad de que los republicanos apoyen su iniciativa, el máximo líder demócrata sostuvo además que el centro de detención "daña" las asociaciones con los países aliados y otros países "cuya cooperación necesitamos contra el terrorismo".

El centro de detención está ubicado en una base naval estadounidense al sur este de la isla caribeña. Su localización fuera de territorio norteamericano dejaba sin intervención a las cortes federales encargadas de tomar las declaraciones de los detenidos en las cárceles y de asegurar un debido proceso.

Entre las acusaciones de violaciones a los derechos humanos llevadas adelante por Estados Unidos en Guantánamo se encuentran la formación de comisiones militares sin asegurar el debido proceso de los detenidos y falta de acceso o acceso limitado a la protección judicial detención indefinida.

También hubo tortura y otros actos crueles y una falta de defensa adecuada, según dijo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un informe publicado en agosto pasado.

Acerca del Autor
Newsletter Powered By : XYZScripts.com