Semana de África y migraciones

También se busca reconocimiento de "cultura afro" en Argentina

0
183

La Semana de África que se celebra en Buenos Aires es una oportunidad para transformar la falta de información sobre la “cultura afro” en Argentina, así como sobre el continente africano y sus inmigrantes, que suelen aparecer en medios audiovisuales asociados con la “ilegalidad” o como víctimas. Lo dijo  Sofía Hammoe, de la Dirección de Capacitación y Promoción de la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual en Argentina, uno de los organismos que participa en el evento, organizado por Víctor Bille, presidente de la Cámara de Comercio Argentina-Camerún.
La Defensoría participaba en la celebración, que se extenderá hasta el próximo 8 de junio, con un estand en una feria en el Centro Cultural Adán Buenosayres, en el Parque Chacabuco de Buenos Aires, y prevé en los próximos días realizar un taller de “Derechos comunicacionales y afrodescendientes”. La iniciativa se inscribe en la elaboración de un documento para el tratamiento respetuoso y responsable de la diversidad étnico-cultural, que recomienda a los medios de comunicación audiovisuales difundir los aspectos positivos de las comunidades afrodescendientes y africanas en Argentina.
El texto se produjo tras un extenso trabajo de monitoreo en los noticieros televisivos, en los que se advirtió, entre otras cosas, una carencia de visibilidad de temas vinculados con los inmigrantes africanos que llegaron a mediados de los años 90 a Argentina. La invisibilidad también incluye a la población afroargentina, es decir, personas de ascendencia africana nacidas en este país, cuya presencia, explicó el activista Carlos Álvarez, es “resultado del comercio de esclavizados durante los siglos de dominación española del Virreinato del Río de la Plata”.
Asimismo es producto de mixturas de “movimientos migratorios con toda esa argentinidad blanca e indígena”. De ese modo, el documento de la Defensoría advierte acerca del escaso reconocimiento de la identidad afroargentina y considera clave que los medios generen “espacios para el debate” con el fin de cuestionar diferentes formas de discriminación. Según escribió en septiembre pasado en el diario Página/12 Álvarez, de organización Afro Xangó, “hay más del 5% de la población argentina que tiene ascendencia afro”, pero eso no se reconoce porque ser “negrx” es estar vinculado “con la pobreza, la marginalidad y la exclusión según la impronta que el racismo ha permeado en nuestras sociedades”. “Hay en la actualidad -explicó Hammoe- casi una invisibilidad de esos temas”. Además, Hammoe dijo que cuando emergen asuntos relacionados con la comunidad inmigrante africana “se advierte un sesgo de discriminación o de desvalorización de esas personas, que aparecen como delincuentes o como víctimas. No aparecen como protagonistas, ni como profesionales o estudiantes, ni como personas que puedan aportar al debate político”. Efectivamente, una de las constantes en muchos medios audiovisuales es, por ejemplo, vincular con la “ilegalidad” la actividad de venta ambulante de la comunidad senegalesa, que además, mediante organismos de derechos humanos, ha denunciado el “accionar represivo permanente” de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires contra su fuente laboral. Bille, el organizador de la Semana de África 2018, afirmó que se estima en 25 mil los inmigrantes africanos en Argentina que llegaron a mediados de los años 90, y precisó que la comunidad senegalesa cuenta con entre 15 y 18 mil personas. “La Semana de África -prosiguió Hammoe- nos parece muy pedagógica, muy didáctica, es un poco también como para combatir esa falta de información que tenemos sobre un continente tan grande como es África”. “O hay una criminalización o hay una victimización: se ven informaciones sobre África que tienen que ver con los refugiados que mueren tratando de llegar a Europa, o los refugiados que huyen de determinadas guerras. Hay falta de profundización en las informaciones culturales e históricas”.
En ese sentido, el fundamento de la Semana de África, explicó a ANSA Bille -de 48 años, nacido en Camerún y residente en Argentina desde 1994- es “acercar África a Argentina y llevar la Argentina a África”.
El evento se realizó entre 2004 y 2007 y, tras una pausa de 10 años, volvió en 2018 con un lanzamiento en la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires.
Conciertos de música afro en Parque Chacabuco, un seminario sobre intercambio económico en la Cámara de Diputados, así como muestras de fotografía y arte, son algunas de las actividades destacadas. La celebración, declarada este año de interés cultural por la Legislatura de la capital argentina, convoca a las comunidades de africanos que, en los años 90, llegaron de Senegal, Camerún, Nigeria, Mali, Ghana y Guinea, entre otros países. La Defensoría, por su parte, invitó a los medios audiovisuales de gestión pública y privada a que promuevan el acceso laboral a personas afrodescendientes y africanas a sus espacios de trabajo, y que los incluyan en propuestas publicitarias y de ficción. El organismo también aconsejó que se tenga en cuenta a la “cultura afro” en su relevancia en la “construcción histórica” y en la identidad argentina contemporánea, y de ahí la importancia de subrayar su presencia viva en el presente y en el futuro.