Tapia confirmó que la Selección no va a Israel

El presidente de la AFA habló por primera vez tras la suspensión del amistoso en Jerusalén y confirmó que no se hará el partido. Desde ayer el premier israelí Benjamin Netanyahu presionaba para reflotar el encuentro que despertó rechazos desde Palestina. “Lo vivido en las últimas 72 horas, acciones y amenazas, nos han llevado a tomar la decisión de no viajar”, sostuvo Tapia.

0
151

Tras la polémica que suscitó la suspensión del partido que la Selección Argentina iba a disputar en Israel antes de partir hacia el Mundial de Rusia, el titular de la Asociación de Fútbol Argentino, Claudio Tapia, habló por primera vez a la prensa y confirmó que no habrá encuentro en Jerusalén, a pesar de la presión del presidente israelí Benjamín Netanyahu al presidente Mauricio Macri para reflotar el cotejo.

“No es nada contra la comunidad israelí ni judía. Pero me gustaría que tomen a esta decisión como un aporte a la paz mundial”, afirmó el presidente de la AFA al ratificar su decisión y dejar atrás los rumores de un posible reflote del encuentro. Tapia planteó que “el fútbol es un mensaje universal que trasciende fronteras” y que “no tiene nada que ver con la violencia”.

“Lo vivido en las últimas 72 horas, acciones y amenazas nos han llevado a tomar la decisión de no viajar”, aclaró el dirigente, quien indicó que su responsabilidad “es la de bregar por la salud física y la integridad de toda la delegación”.

Al principio de la conferencia, Tapia pidió disculpas a los argentinos que viven en Israel y a los israelíes que habían abonado las entradas del partido. También pidió perdón a los chicos que iban a ser parte de “acciones que iban a ser un aporte hacia la paz”. “Todos tenemos que ser conscientes de que el fútbol es un juego que trasciende religiones y sexos. Tiene que servir para esto, para darles posibilidades a chicos con historias de vida difíciles”, subrayó el titular de la AFA, quien lamentó que esos chicos “hoy se quedan sin la ilusión de poder ver a los astros mundiales”.

Por último, cuestionó las críticas que recibieron tanto él como los jugadores respecto al simbolismo que había detrás del encuentro, que se iba a jugar en el estadio Teddy Kollek de Jerusalén, donde antes se levantaba una aldea palestina. “Los que nos tratan de ignorantes nos subestiman, estamos ante una realidad que lleva mas de 70 años”, se defendió Tapia. El campo de juego está enclavado en la parte occidental de la ciudad y ahí juega de local el Beitar Trump Jerusalén, uno de los clubes más populares de Israel. El nombre del presidente de los Estados Unidos se lo agregó su dueño el mes pasado.