Un Mundial sin Messi y sin Cristiano

El Mundial de Rusia perdió a sus máximas figuras en la misma jornada: Lionel Messi y Cristiano Ronaldo no bastaron para impedir la eliminación en octavos de final de Argentina y Portugal frente a Francia y Uruguay.

0
78

Messi armó primero las valijas pues la “albiceleste” de un Jorge Sampaoli que tras la derrota por 4-3 descartó su renuncia, se despidió a primera hora en Kazán, donde se puso en marcha lo que muchos denominan como el “Verdadero Mundial”.
Fue por obra y gracia del juvenil Kylian Mbappé, jugador del PSG que estuvo intratable y capitalizó su clase y su velocidad para sentenciar el pleito ante Argentina con un doblete en sólo cuatro minutos (a los 64 y 68′).
Antoine Griezmann, de penal abrió la cuenta a los 12′ y Benjamin Pavard marcó el 2-2 parcial a los 58′ para el equipo de Didier Deschamps, que ganó con autoridad más allá de algún sobresalto.
Angel Di María, cuando peor jugaba Argentina, marcó un golazo que decretó el 1-1 a los 41′ y Gabriel Mercado dio vuelta el resultado a los 48′, pero sería Sergio Agüero el último en festejar en el partido, a los 92′, aunque no alcanzó.
La despedida de la “albiceleste” pudo haber marcado también la última participación mundialista de Messi, astro del Barcelona que buscaba sacarse la espina por la final perdida con Alemania hace cuatro años y se lleva una nueva frustración.
Pero el Mundial de Rusia sufriría otro “revés” horas más tarde cuando Portugal cedió frente a la “Celeste” y a los goles del “Matador” Edinson Cavani, que le asestó dos golpes letales a los 7 y 62′, pero luego se iría lesionado.
Uruguay, primer campeón mundial de la historia como anfitrión del torneo en 1930 (repitió halago en Brasil 20 años más tarde), se confirmó como el más sólido representante del fútbol sudamericano en Rusia, al menos por ahora.
El combinado “charrúa” ganó los cuatro partidos que disputó hasta ahora (había triunfado en los tres en la fase de grupos, incluida la goleada por 3-0 frente a Rusia), pero hoy sufrió su primer gol en este Mundial.
Se lo convirtió Pepe, férreo zaguero del Real Madrid, a los 55′ dándole una vida más al combinado luso y a su compañero “merengue” Cristiano Ronaldo, quien al igual que Messi no logra refrendar su hegemonía en una Copa del Mundo.
La victoria de Uruguay impidió la posibilidad de una revancha para Francia, que como anfitriona de la Eurocopa disputada hace dos años cayó en la final con el seleccionado luso, campeón de ese torneo por primera vez en su historia.
La de Francia sobre Argentina atentó contra una nueva edición del “Clásico rioplatense”, duelo con muchísima historia que tuvo a Uruguay y a la “albiceleste” como animadores de aquella primera final mundialista.
Dos resultados que, además, frustraron la posibilidad de ver cara a cara en un Mundial a Messi y a CR7, quienes en la última década acapararon todos los Balones de Oro en juego y deberán esperar a una nueva Liga Española para verse las caras.
Rusia, que ya había visto partir prematuramente al último campeón del mundo: Alemania, en primera ronda, espera por el nuevo heredero de ese trono y por el de mejor jugador, que dejaron vacante hoy el argentino y el portugués.