Un neonazi desata la alarma en Italia al herir a tiros a varios inmigrantes africanos

Ha ocurrido en Macerata, al este del país. Hay siete heridos en total y el menos seis son extranjeros. El sospechoso ha sido detenido tras parar en una plaza y hacer el saludo fascista. Podría ser una venganza por la muerte de una chica de 18 años, supuestamente a manos de un nigeriano.

0
134

Al menos siete personas han resultado heridas este sábado en la localidad italiana de Macerata (en el este del país) por los disparos efectuados por un individuo a bordo de un vehículo. El presunto responsable de este ataque habría sido ya arrestado. De los siete heridos, seis serían extranjeros y de raza negra, por lo que se trabaja con la posible hipótesis de que se trate de una venganza contra la comunidad nigeriana consecuencia de un asesinato y descuartizamiento de una joven italiana a manos de un nigeriano. El responsable de los disparos ha sido detenido poco después del incidente en la plaza de la Victoria de la localidad. Al parecer, el hombre decidió bajar de su coche y entregarse a los efectivos policiales adicionales desplegados en la zona como consecuencia del incidente. El detenido, Luca Traini, de ideología de ultraderecha y 28 años de edad, se anudó una bandera italiana a la espalda, hizo el saludo fascista y dijo “¡Viva Italia!”. En el vehículo se ha hallado una pistola Glock que podría ser la utilizada en el ataque. El alcalde de la ciudad, Romano Carancini, ha pedido precaución a la población. “Por motivos de seguridad, el alcalde, Romano Carancini, invita a los ciudadanos a permanecer encerrados en sus hogares, lugares de trabajo y escuelas debido a una situación peligrosa que ha surgido en la ciudad debido a un hombre armado que está circulando por Macerata”, ha apuntado el Ayuntamiento a través de su cuenta en Twitter. Tras conocerse la detención del individuo, el propio Ayuntamiento ha dado marcha atrás a sus recomendaciones y considera que el incidente está “resuelto”. Medios italianos especulan con que este incidente podría tener motivos racistas al haber ocurrido en la misma ciudad donde una chica italiana de 18 años, Pamela Mastropiero, fue asesinada y descuartizada, crimen por el fue detenido un inmigrante nigeriano,  Innocen Oseghale, presunto traficante de drogas, que ha negado las acusaciones.